Saltar al contenido
Cruceros por Molde - Pullmantur

Cruceros por Molde

La riqueza de una sólida herencia histórica

Con la escala en Molde, el crucero Fiordos del Norte de Pullmantur te ofrece la posibilidad de conocer un pintoresco puerto, ubicado en un paisaje visual digno de la mejor postal, que, a su vez, permanece rodeado de islas de diferentes tamaños y protegido por los impresionantes fiordos de Moldefjord y Fannefjord, un hecho que se traduce en un ambiente casi mágico e irrepetible en el mundo.

Por otro lado, Molde es una pieza clave de Romsdal, conocida por ser la región en la que existe un gran número de estas grandes maravillas de la naturaleza. Una vez hayas desembarcado de tu crucero Pullmantur, podrás disfrutar de un buen clima de temperaturas templadas que se traducirá en una agradable estancia en una zona que ha sido reconocida como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, sobre todo, debido a su patrimonio natural y arquitectónico sin igual.

Además, durante el desarrollo de este itinerario comprobarás, en primera persona, que, en general, la historia de Noruega se basa en reconocibles matices vikingos y en este sentido, Molde no iba a ser menos. Por tanto, se trata de una pequeña localidad que no sobrepasa los 30.000 habitantes, pero que puede presumir de tener un gran ambiente en sus calles y una hospitalidad totalmente envidiable desde el momento en que un grupo de visitantes acuden a sus rincones más destacados.

Naturaleza de Noruega: paisajes de ensueño en Molde

Si decides realizar un crucero por Noruega, te situarás frente a algunos de los mejores paisajes con los que siempre habías soñado. Además, gracias a la realización de las diversas excursiones Pullmantur que tenemos preparadas para ti, descubrirás los detalles más representativos de los entornos turísticos de Molde.

En este sentido, entre las excursiones más completas que puedes realizar en esta zona se encuentra la subida a la catarata de Mardalsfossen, con una altura total de 705 metros, que te regala unas vistas panorámicas inmejorables. Además, como curiosidad, permanece incluida dentro del ranking de las diez cascadas más altas de Europa y también está representada en el escudo de armas de Nesset, el principal municipio de la provincia de Møre.

Del mismo modo, otro de los lugares que no puedes perderte en Molde es la Escalera del Troll o Trollstigen. Se trata de un antiguo y fascinante enclave en el que descansa una carretera esculpida sobre la roca que asciende hasta un total de 900 metros, con una sucesión de apenas once curvas de gran pendiente. Una vez te encuentres en la parte superior, te toparás con un mirador desde el que podrás observar la cascada Stigfossen, con una caida de casi 300 metros rodando ladera abajo. Sin duda, todo un espectáculo para los sentidos repleto de cascadas y montañas nevadas que te dejarán gratamente sorprendido.

La faceta más cultural y artística de Molde

Tan solo te bastará un breve paseo por las calles de Molde para apreciar la belleza de la gran cantidad de jardines que se distribuyen por toda esta localidad. Prácticamente en todos ellos florecen rosas de diversos tipos y aspectos. Este hecho provoca que la zona sea conocida, por motivos más que obvios, como la Ciudad de las rosas. Además, debido a la pasión que tienen los noruegos por la música, el jazz se puede escuchar en cualquier esquina. Por este motivo, en Molde se celebra cada verano el Moldejazz, con los mejores temas en directo sobre un marco natural incomparable.

Entre todo lo que hay que ver en Molde, también te recomendamos conocer el Museo de Romsdal, en cuyo interior podrás comprobar cómo era la ciudad hace cientos de años, sobre todo, mediante una maqueta con multitud de detalles. De la misma manera, la arquitectura de Molde tampoco pasa desapercibida con construcciones y edificios como el del Ayuntamiento, construido en una fecha reciente, alrededor de 1966, que sobresale por la peculiar forma de su tejado y su impresionante jardín de rosas.

Por último, otro edificio destacado para observar con calma en este entorno es la catedral de Molde, que fue puesta en pie a mediados del pasado siglo XX y en la que podrás quedarte maravillado con su interior repleto de unas pinturales murales de una calidad sobresaliente. Sin ninguna duda, un recorrido por Molde y sus inmediaciones se quedará grabado para siempre en tus retinas y te dejará con ganas de repetir de nuevo en una localización en el que el tiempo parece haberse detenido para siempre.

Cruceros destacados

X