Saltar al contenido
Cruceros por Portugal - Pullmantur

Cruceros por Portugal

Vive la aventura de recorrer uno de los países más completos del mundo

Portugal se sitúa como el estado más antiguo de la Península Ibérica y a su vez, como una de las naciones europeas más tradicionales desde el pasado, ya que su territorio ha permanecido constantemente habitado por diversos pueblos desde la Prehistoria, incluyendo a los celtas, los cartagineses y los romanos, que comenzaron su desarrollo en tierras lusas mucho antes de la llegada de los visigodos y los germanos. En este sentido, Portugal ha sido capaz de construir una cultura específica gracias a estas civilizaciones que cruzaron el Mediterráneo y gran parte del continente europeo.

Para este país, el plano cultural, en relación con el turismo, es uno de los elementos más importantes para su crecimiento y su desarrollo. Por ello, entre los años 1990 y 2000, se renovaron y modernizaron varias de sus instalaciones culturales públicas, como por ejemplo, la Fundación Calouste Gulbenkian y el Centro Cultural de Belém, que se hallan en Lisboa, y la Fundación Serralves y la Casa da Música, ambas situadas en Oporto. Además, en muchos municipios del país se han construido diversos recintos para el desarrollo del arte y la cultura, como bibliotecas locales y acogedoras salas de conciertos.

Portugal ha conseguido reunir un total de quince monumentos bajo el reconocimiento de Patrimonio Mundial de la UNESCO, lo que sitúa a este país en el octavo lugar de Europa en cuanto a este número de distinciones. Cuando visites su interior, podrás comprobar rápidamente que muchas de sus construcciones se engloban dentro del estilo arquitectónico conocido como gótico tardío portugués, sobre todo, en algunas de sus principales ciudades, especialmente en Lisboa. Por ello, Portugal puede presumir de haber sido la cuna de arquitectos conocidos mundialmente, como Eduardo Souto de Moura, Álvaro Siza Vieira y Gonçalo Byrne.

Nuestros principales puertos de embarque en Portugal

Descubre la capital de Portugal y otras importantes ciudades lusas

No cabe duda de que Lisboa es uno de las ciudades más románticas y con mayor belleza arquitectónica de toda Europa, ya que, entre otros motivos, fue curiosamente construida sobre siete colinas y sobre ellas, se sitúan sus siete barrios más importantes. Para perderte entre sus calles puedes viajar en los tradicionales tranvías o ascendiendo hasta sus diversos miradores, desde los que podrás obtener unas maravillosas vistas. Desde las alturas, observarás un entramado de tejados rojos y el calmado curso del río Tajo.

A pesar de que esta ciudad ha experimentado notables modificaciones estructurales en las últimas décadas, ha sabido mantener intacta la esencia nostálgica que se respira en los rincones de la Alfama, uno de sus núcleos urbanos más clásicos. Cuando realices turismo en Lisboa, tendrás muchos alicientes para disfrutar al máximo de tu viaje: las plazas de Rossio y del Comercio, el famoso castillo de San Jorge, el amplio abanico de museos, el Jardín Botánico y las curiosas casas de fado, un género musical que fue reconocido como Patrimonio inmaterial por la UNESCO, entre otros muchos emplazamientos.

Otro de los rincones que debes visitar, no muy lejos de Lisboa, es la pequeña y tradicional localidad de Sintra, que se sitúa como uno de los rincones más enigmáticos y mágicos de toda Europa. Este destino se ha convertido en una referencia turística gracias a sus sorprendentes paisajes y sobre todo, por contar con una amplia variedad de edificios históricos protegidos. Además, tampoco puedes perderte, en Portugal, la ciudad de Cascais, que posee un centro histórico muy interesante y ha podido conservar intacta su esencia marinera, como pueblo de pescadores con algunos de los parajes naturales más completos de Portugal.

Una combinación perfecta de historia, naturaleza y desconexión

Continuando con tu visita a los mejores rincones de Portugal, en el extremo opuesto a Cascais se ubica Fátima, una coqueta localización en la que se halla el famoso santuario religioso del mismo nombre. Se trata de uno de los máximos exponentes del culto mariano en todo el mundo y un lugar de referencia para peregrinos llegados desde todas las partes del mundo. Junto a ella, otra localización con un protagonismo fundamental en la historia de Portugal es Óbidos, una ciudad amurallada de carácter medieval, que se encuentra entra las más pintorescas del sur de Europa. Su casco viejo te hará viajar hasta la Edad Media y podrás ser testigo de la belleza de sus casas blancas y sus estrechas calles repletas de macizos florales.

Sin embargo, si lo que buscas es conocer uno de los mejores espacios naturales de Portugal, sin duda, no puedes marcharte de este país sin visitar la Tapada Nacional de Mafra, un área verde de 800 hectáreas de extensión donde habitan gamos, venados, jabalíes, zorros y variadas especies del mundo animal. Como curiosidad, en el pasado se convirtió en el entorno de naturaleza preferido de los reyes de Portugal, ya que acudían regularmente hasta él para disfrutar de largos paseos y jornadas de descanso al aire libre. En la actualidad, todo su interior puede ser visitado, aunque algunas de las mejores opciones para recorrerlo son el viaje en tren turístico o en bicicleta.

Desde el primer momento en que te encuentres caminando por el corazón de Portugal, podrás ser testigo de que las grandes ciudades de este país permanecen plagadas de un gran número de monumentos de estilo gótico manuelino. Este hecho es debido a que entre las últimas décadas del siglo XV y las primeras del XVI, los conquistadores portugueses más destacados animaron a los soberanos del país a destinar una parte de sus fortunas a la construcción del legado monumental luso, constribuyendo así a que se situase a la cabeza de las grandes metrópolis artísticas del mundo. Además, la gran mayoría de sus referencias arquitectónicas y monumentales se encuentran en perfecto estado de conservación actualmente y casi todas pueden ser visitadas cuando te encuentres realizando turismo en Portugal.

Cruceros destacados por Portugal