Saltar al contenido
Cruceros por Salalah - Pullmantur

Cruceros por Salalah

Un auténtico remanso de paz en el sur de Omán

La ciudad de Salalah es la capital y a su vez, la sede del gobernador, que también recibe el nombre de wali, de la provincia meridional de Dhofar, situada en el Sultanato de Omán. Se presenta como la segunda ciudad más grande de este país asiático y la de mayor extensión de todo el territorio que ocupa Dhofar. Este lugar se caracteriza por situarse como un importante punto turístico de referencia para miles de visitantes llegados de otros paises y zonas próximas a Omán, sobre todo, durante la famosa época de 'Khareef', que se celebra durante las ocho semanas de los meses de julio y septiembre.

El puerto de Salalah alcanzó su punto de máxima popularidad en el siglo XIII, debido a sus importantes transacciones comerciales, hasta que, posteriormente, en el siglo XX, concretamente entre los años 1932 y 1970, fue dominado por Said Bin Taimur, creando en Salalah la capital del relevante Sultanato de Mascate y Omán. Sin embargo, cuando falleció, tomó las riendas su primogénito Qaboos y volvió a cambiar la capital de Omán a Mascate.

El color característico de la mayoría de los paisajes que se distribuyen por la ciudad de Salalah es el verde, ya que la totalidad de sus parques y campos son alimentados, en determinadas épocas del año, por la fina lluvia característica del monzón indio, un viento ocasional que sopla desde el sur hasta el norte en los meses más calurosos del verano y al contrario, iniciándose en el interior hacia las afueras con rachas más frías y secas.

Salalah, una ciudad turística de referencia en Omán

Cuando desembarques de tu crucero Pullmantur y te dispongas a realizar turismo en Salalah, podrás contemplar el rico patrimonio arquitectónico y cultural de una ciudad omaní de referencia. A tan solo unos kilómetros de su casco histórico se ubica el yacimiento arqueológico de Khor Rori, que incluye las antiguas ruinas de la ciudad de Sumhuran, desde donde comenzaban sus rutas los cargamentos de incienso, hace miles de años, sobre todo, hasta Egipto e India.

En la actualidad, Salalah es uno de los principales destinos turísticos de Omán y una ciudad que ha sido reconocida como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Dentro de esta distinción, esta organización se ha encargado de proteger y conservar en las mejores condiciones otros espacios naturales de Salalah, como el yacimiento arqueológico de Al Baleed o las pinturas rupestres de Shisr/Ubar y Wadi Dawkah, que se encuentran a tan solo 25 kilómetros al norte, concretamente en la región de Najd.

Como ocurre en la gran mayoría de los países de la Península Arábiga, la flora y la fauna de todos estos entornos se caracteriza por incluir gran cantidad de palmeras, dátiles y arbustos típicos de las zonas de desierto, además de especies animales, como camellos, liebres, felinos y numerosos ejemplos de la categoría de los insectos. Incluso, en las costas de Omán, podrás encontrar diversos ejemplares de pescado azul, como el tiburón, el pez martillo y el emperador.

Naturaleza, costumbres e historia de Salalah

La apariencia y el aspecto de Salalah varían dependiendo de la época del año en la que sea visitada, mostrando diferentes paisajes naturales en invierno o en verano. Por ejemplo, en los meses en los que se registran elevadas temperaturas y la lluvía aparece cada día, provocando la subida de los índices de humedad, las montañas de las afueras de Salalah adquieren un característico color verde y numerosas cascadas de agua caen por sus pendientes, generando bellos torrentes fluviales. Sin ninguna duda, la naturaleza de Salalah tiene que ser disfrutada en persona, visitando cada uno de sus sorprendentes lugares in situ.

Además, durante las seis semanas que dura el famoso 'Khareef', concretamente, desde mediados de julio hasta finales de agosto, se celebra una fiesta tradicional que incluye diversos elementos ligados a la cultura popular de Salalah, como muestras de baile, artesanía y gastronomía omaní. Por otro lado, durante el invierno de Salalah, la ciudad muestra su cara más seca, con gran cantidad de paisajes desérticos que crean un reconocible contraste entre la arena blanca y el color azul de las aguas cristalinas del mar.

Entre las especies vegetales más características de Salalah destacan los árboles de incienso, ya que son los únicos capaces de soportar las constantes variaciones de clima que se presentan en esta zona. En este sentido, gran parte del desarrollo económico de Dhofar guarda relación con la explotación y venta de esta resina vegetal que se extrae de árboles boswellias. Ya en la Antigüedad, este producto se vendía a precio de oro hasta que los europeos tomaron el control de la ruta de las Indias. Además, era muy empleado para ambientar las ceremonias religiosas y en la elaboración de perfumes, medicinas y también, como aroma característico en diversas creaciones culinarias.

Cruceros destacados

X