Saltar al contenido
Cruceros por Sète - Pullmantur

Sète

Una oportunidad única para descubrir la Venecia de Languedoc

Navega con Pullmantur hasta el puerto francés de Sète, un destino turístico de referencia, desde hace ya varios siglos, para pescadores italianos, artistas bohemios, y sobre todo, para todos aquellos visitantes y admiradores de las ciudades europeas creadas según el esquema urbano de Venecia. Además, desde un punto de vista histórico, esta ciudad ha permanecido muy ligada a la figura del monarca francés Luis XIV y cuenta con una rica gastronomía repleta de elaboraciones culinarias con marisco.

Desde esta localización francesa, tendrás salida directa al conocido como Gran Canal du Midi o Canal del Mediodía, un entorno fluvial que fue creado con el objetivo de permitir los intercambios comerciales entre el océano Atlántico y el mar Mediterráneo. Este importante avance evitaba la realización del incómodo recorrido por mar a través del Estrecho de Gibraltar. Además, en su parte final, se une con el enorme lago Étang de Thau y desde ese mismo punto, emergen los representativos canales de Sète.

Entre las construcciones de Sète que más sobresalen por encima de los tejados de esta famosa ciudad se encuentran la isla-colina Mont Saint Clair, el faro de San Luis, la torre de la iglesia de San Luis y la torre Art-Decó del Palacio Consular. Por ello, una vez te encuentres recorriendo las calles de esta relevante urbe de la región francesa de Languedoc-Rosellón, podrás comprobar, en primera persona, cómo la mayoría de sus atractivos turísticos se combinan con otros llamativos edificios, propios de la arquitectura de la época de Luis XIV y el reconocible estilo napolitano, desarrollado en la parte más antigua de Sète.

El Mont Saint Clair de Sète, un entorno natural de referencia en Francia

Respecto a su ubicación geográfica, la ciudad de Sète comenzó a crecer y a desarrollar su núcleo urbano en torno a un mismo emplazamiento, el famoso puerto del canal Royal, que además, también coincide con el lugar en el que se localiza su importante Plaza Mayor. Por tanto, este rincón de la ciudad, además de ser un punto de referencia para sus habitantes y sus miles de visitantes, también es el rincón escogido para la celebración, en el mes de julio, de las fiestas de San Luis, que incluyen las Justas de Languedoc, un concurso de origen medieval sobre el agua.

A la hora de realizar turismo en Sète, una de las opciones más recomendables es caminar por los muelles de la ciudad, como por ejemplo, el quai de la Consigne o el de Lemaresquier, desde los que arrancan algunas de las callejuelas más coquetas, como si pretendiesen huir de los lugares en los que el agua es protagonista. En este sentido, en algunas de estas avenidas se ubican algunas de las mejores obras escultóricas de autores como Di Rosa, con su famosa Mamma en la Plaza Hospitalet, o el Poufre de Nocca en la Plaza León, entre otros.

Y si buscas conocer algunos de los templos religiosos más característicos de Sète, no te puedes perder la iglesia de San Luis y la capilla de Notre Dame de la Salette. Esta última, llamará rápidamente tu atención por sus bellos frescos y por encontrarse situada en la parte más alta del Monte Saint Clair. Sin duda, un lugar único que te permitirá disfrutar de unas vistas espectaculares y obtener algunas de las mejores instantáneas de Sète desde las alturas. Además, junto a estos rincones, también merece la pena visitar el cementerio de los marineros, el Teatro del Mar y el Museo Paul Valéry.

Arquitectura urbana en Sète y ciudades cercanas para descubrir

Una vez hayas conocido los rincones más destacados de Sète, también podrás desplazarte hasta otras localidades o pequeñas ciudades próximas, como por ejemplo, Montpellier, a tan solo 30 kilómetros de distancia por carretera. Fue fundada en el siglo VIII y en su territorio cuenta con construcciones de diferentes estilos arquitectónicos, entre las que se encuentran algunos edificios de origen medieval francés y conjuntos neoclásicos, con algunos de sus máximos exponentes, como el arco del Triunfo, Plaza Royale du Peyrou y el acueducto de San Clemente.

Por otro lado, en Montpellier tampoco puedes dejar de visitar la sorprendente Plaza de la Comedia, que data de mediados del siglo XIX, un entorno más moderno que los citados anteriormente. Además, sirve para unir la parte más nueva de la ciudad con el completo y turístico barrio medieval de Ecusson. Una vez te encuentres en este punto, algunos de los monumentos más característicos de Montpellier son la Torre de la Babote y la catedral gótica de San Pedro, cuyas estancias interiores pueden ser recorridas mediantes visitas grupales guiadas.

Finalmente, como colofón turístico de tu crucero Pullmantur en ambas ciudades, te aconsejamos que dediques parte de tu tiempo a conocer y obtener más información sobre los múltiples atractivos que se incluyen en el teatro Molière de Sète o el Jardín Des Plantes de Montpellier. Sin embargo, no puedes abandonar esta región de Francia sin degustar algunas de sus mejores elaboraciones culinarias, como las ostras de Sète, los calamares rellenos o la bullabesa. Para ello, los establecimientos más demandados se ubican en el canal Royal o en el barrio de pescadores de la Pointe Courte.

Cruceros destacados

X