Saltar al contenido
Cruceros por Split - Pullmantur

Cruceros por Split

Una interesante ruta por mar entre lo tradicional y lo moderno

A bordo de tu crucero Pullmantur tendrás la posibilidad de acercarte a la conocida región de Dalmacia, exactamente, hasta la ciudad de Split, reconocida como el centro neurálgico de toda la costa Dálmata. En este sentido, si tomamos como referencia su localización, sus calles descansan a casi 400 kilómetros de distancia de la capital de Croacia, Zagreb, y su economía se centra, prácticamente de manera íntegra, en el turismo, aunque también cuenta con importantes industrias, como la naval, y otras actividades de renombre, entre las que cobra una especial relevancia la viticultura. Además, Split se encuentra resguardada por las cordilleras de Kozjak y Mosor, con unas temperaturas constantes y muy agradables durante los doce meses del año, gracias a que es un destino Pullmantur con un gran número de horas de sol.

Por otro lado, tomando como referencia los apartados más representativos de la historia de Split, resulta básico destacar que su casco antiguo está totalmente relacionado con el famoso Imperio Romano, debido a que su fundación se remonta al siglo IV. En este sentido, en esta transitada parte de la ciudad, y una de las mejor valoradas por los turistas, el emperador Diocleciano ordenó la construcción de su propio palacio con el objetivo de retirarse cuando concluyese su agitada vida política. Su fin era contar con un retiro de tranquilidad, donde poder pasar el resto de sus días alejado del agobiante ritmo de Roma y, sobre todo, frente al mar. Actualmente, es uno de los palacios romanos mejor conservados de todo el mundo.

Cuando permanezcas recorriendo el Palacio de Diocleciano, reconocido como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1979, descubrirás cómo su estructura llama la atención por su visible planta cuadrada, muy típica de la época romana. De este modo, con sus murallas como principal elemento complementario, que en su composición inicial medían 215 metros de largo por 280 metros de ancho, consiguió situarse como una construcción inquebrantable y muy difícil de atacar en los conflictos bélicos. Para entrar a su interior, puedes hacerlo a través de varias puertas, aunque la más recurrente es la Puerta Áurea, que será el marco perfecto hacia la calle Cardo y hasta diversas habitaciones decoradas con mármoles italianos, granito rojo e incluso, esfinges originales del completo periodo egipcio.

Lo que hay que ver en Split: un viaje al pasado en plena costa del Adriático

Otros enclaves que merece la pena conocer en Split son el Templo de Júpiter y el Mausoleo de Diocleciano, que, posteriormente, se convirtió en la famosa y actual catedral de San Diomo. De este modo, la primera de estas construcciones fue diseñada y puesta en pie para celebrar el culto al dios romano Júpiter y además, desde siempre, ha ocupado los primeros puestos en el ranking de los monumentos más bellos de Europa. Por otro lado, en el interior de esta edificación, se sitúa una curiosa pila bautismal que procedía, inicialmente, del altar del siglo XI de la mencionada catedral. Además, una vez permanezcas en este rincón, no olvides apreciar los detalles de los relieves de la representación escultórica medieval más antigua en referencia a un rey europeo, realizada para resaltar la figura del croata Petar Krešimir IV.

Por su lado, el Mausoleo de Diocleciano, es decir, la catedral de Split, está dedicada, prácticamente por completo, a honrar la figura de la Vírgen María. Además, en contraste, también incluye el campanario en referencia a San Duje, icónico patrono de Split, que fue martirizado junto a otros cristianos en las persecuciones acometidas por el emperador Diocleciano. Sin embargo, en la actualidad, no se pueden apreciar la mayoría de las características originales de esta construcción, ya que la tumba desapareció y muchos de sus matices identitarios fueron eliminados en diferentes ataques de los cristianos desde el siglo VII, aunque aún se conservan sus robustas puertas de madera con diversos pasajes de la vida de Cristo, una obra del genio Buvina.

Además de ellos, tampoco puedes dejar de reconocer algunos de los restos de la Edad Media que, a día de hoy, se conservan en Split como, por ejemplo, el Ayuntamiento de la ciudad, del siglo XV. Además, si quieres disfrutar de un relajante paseo en la mejor compañía, una de las alternativas más adecuadas es que te desplaces hasta el Paseo marítimo de Split, en el que podrás observar algunos monumentos de marcado estilo renacentista, como la plaza Republike o de la República, que se emplaza a pocos metros de la iglesia románica de San Lorenzo y de la plaza Popolo. Sin ninguna duda, Split es el destino Pullmantur perfecto para dejarte llevar por el romanticismo de sus mágicas callejuelas que intercalan variados estilos arquitectónicos y respiran constantemente el característico aroma a sal del mar.

El mejor turismo en Split con variados planes de ocio y referencias históricas

Si lo que deseas es obtener más información sobre los matices históricos y culturales de Split, te aconsejamos que visites el Museo Arqueológico, uno de los más antiguos de Croacia, construido en el año 1820, el Museo etnográfico, que data del siglo XX, y la Galería de Arte, que recibió sus primeros visitantes en el año 1931. Además, en esta ciudad también existen lugares privilegiados para el deporte y sus diferentes ramas. Por ejemplo, en 1979 fue el lugar escogido para la celebración de los famosos Juegos Mediterráneos, con la llegada de decenas de clubes deportivos llegados de todas las partes del mundo. En este sentido, se tuvo en cuenta esta cita para financiar variadas infraestructuras, con una extensa propuesta deportiva marítima e instalaciones para otras disciplinas de tierra, como el tiro.

Sin embargo, si lo que quieres es descubrir la naturaleza más auténtica y densa de Croacia, tan solo debes realizar un breve traslado por carretera, de apenas 15 minutos de duración, hasta el casco viejo de Varos, en Marjan. Allí te espera el conocido como Parque Forestal, un majestuoso rincón completamente verde, pensado e ideado hasta el más mínimo detalle, en el que podrás pasear con total soltura, observar las diferentes especies de su zoológico y conseguir una espectacular vista panorámica de Split al completo. Además, una vez te dirijas a esta zona, también resulta muy interesante que subas hasta la cima de Telegrin, una de las más altas del país, que te ofrece una curiosa visión de las cercanas islas de Hvar, Brac, Solta y Vis, consideradas por los cruceristas como idílicos rincones y verdaderas joyas de la costa Dálmata.

Finalmente, una de las mejores formas de impregnarte de la autenticidad de Split es llevando a cabo una pequeña ruta a pie por algunos de sus enclaves más clásicos y tradicionales, entre los que destaca, sin ninguna duda, la estatua de Grgur Ninski o el obispo Gregorio de Nin, al que todas las personas que llegan a este punto palpan el dedo gordo del pie porque, al parecer, este gesto se relaciona con la consecución de una racha de buena suerte. De hecho, la figura mantiene el mencionado dedo de un tono mucho más brillante en comparación con el resto de zonas de esta escultura. Y por último, el colofón perfecto para tu crucero Pullmantur tendrá presencia marina si te mueves a la playa de la Bacvice, localizada muy cerca del casco antiguo y llena de visitantes en determinados momentos del año, sobre todo, por su evidente belleza y su arena integrada por pequeñas piedras.

Cruceros destacados

X