Saltar al contenido
Cruceros por Tánger - Pullmantur

Tánger

Conoce la ciudad marroquí de Tánger, cuna de conquistadores y artistas

Justo al suroeste de ese punto donde los legendarios mar Mediterráneo y océano Atlántico se unen, es decir, en el famoso Estrecho de Gibraltar, se sitúa la brillante y enigmática Tánger, una de las ciudades más peculiares y turísticas del norte de Marruecos, así como una de las más completas para visitar, por su gran cantidad de rincones destacados, con tu crucero Pullmantur.

Debido a su estratégico emplazamiento, en la conocida bahía de Tánger, a lo largo de los más de 3600 años de historia de la ciudad, los viajes a Tánger se han convertido en una ruta obligada para diversos pueblos, entre los que se encuentran los cartagineses, vándalos, romanos, fenicios, árabes y, más próximos a nuestros días, los españoles, franceses, ingleses y portugueses.

Sin embargo, a pesar de que Tánger se ha convertido en un puerto de referencia para la gran mayoría de los cruceros por el Atlántico, dos de sus rasgos principales, como su clima y su cultura, son de origen y esencia mediterránea. Por tanto, cualquier época del año resulta adecuada para viajar a Tánger y al mismo tiempo, poder disfrutar de su excelente gastronomía, que supone una perfecta fusión entre la dieta mediterránea y las elaboraciones culinarias árabes, que destacan por la utilización de numerosas especias.

La Ciudad Antigua de Tánger, una variedad cultural sin igual

A la hora de realizar turismo en Tánger, lo más recomendable es que, inicialmente, te centres en conocer la Ciudad Antigua, y posteriormente, continuar por la Ciudad Nueva. De este modo, la primera de estas dos rutas te llevará hasta la famosa Medina de Tánger. Se trata de un barrio amurallado que forma un divertido y curioso laberinto de callejuelas, en las que se sitúan numerosas tiendas de productos típicos de Marruecos, cafeterías, pensiones y hoteles.

Justo en el acceso a la Medina, se encuentra el Gran Zoco de Tánger y el Zoco Chico, que permanecen unidos por la plaza del 9 de abril de 1947. Este lugar es uno de los más importantes para los tangerinos y los turistas llegados desde todas las partes del mundo, ya que es un punto de encuentro repleto de puestos de productos tradicionales, en los que podrás encontrar desde telas y joyas, hasta los famosos tés de menta y zumos de fruta.

Además, desde esta plaza podrás observar también la monumental mezquita de Sidi bou Abid, uno de los iconos más representativos de todo lo que hay que ver en Tánger, ya que cuenta con un alto alminar de azulejos de colores variados. Junto a él, otra visita obligada de tu viaje a Tánger es la Gran Mezquita que, durante el periodo de la ocupación francesa de esta zona, fue la catedral del Espíritu Santo. Finalmente, en sus alrededores, un lugar en el que podrás desconectar y relajarte mientras paseas por los cuidados y frondosos Jardines de Mendoubia.

La Ciudad Nueva de Tánger, la vida bohemia convertida en calles

La esencia francesa, una de las principales responsables de que artistas bohemios retomasen su interés por visitar Tánger, comienza a estar presente y puede ser reconocida en una de las calles más importantes de la Ciudad Nueva, el icónico Boulevard Pasteur, que mezcla referencias parisinas y coloniales. Esta calle, como sucede en otras vías comerciales, está plagada de tiendas de todo tipo, donde podrás conocer en primera persona el particular estilo de vida marroquí.

El Boulevard Pasteur conduce a la Plaza Faró, una de las más destacadas de Tánger, ya que, desde allí, podrás obtener unas vistas privilegiadas del Estrecho de Gibraltar. Además, cuando la recorras, podrás contemplar los diversos cañones de origen portugués que la adornan. Además, muy cercana, te encontrarás con el Gran Teatro Cervantes, un edificio de estilo modernista, que fue diseñado por el arquitecto hispano-tangerino Diego Jiménez. También, en las proximidades de la ciudad de Tánger, a tan solo 5 kilómetros del Cabo Espartel, se ubican las Grutas de Hércules, unas curiosas cuevas con caprichosas formas que, además, son invadidas por el agua del mar cuando sube la marea.

Sin duda, viajar a Tánger supone realizar una completa inmersión en una ciudad repleta de contrastes y culturas. Algunas de ellas, han conseguido dejar una huella muy marcada en su territorio, como son, por ejemplo, la musulmana, la portuguesa y la francesa. Este hecho ha provocado que realizar turismo en Tánger se convierta en toda una experiencia de contacto directo con enclaves destacados, de proyección internacional, como la torre portuguesa Borj Hajoui o la sinagoga Nahon, que fue levantada en el siglo XIX.

Cruceros destacados

X