Saltar al contenido
Cruceros por Trieste - Pullmantur

Cruceros por Trieste

Calles repletas de historia en el norte de Italia

Trieste es una ciudad muy peculiar en todos los sentidos, sobre todo, porque constantemente recibe la visita de un característico viento, conocido como borra. Su presencia impregna a toda esta urbe de una reconocible niebla, haciendo que sobresalga sobre el resto de poblaciones con un brillo muy peculiar. En el pasado, Trieste fue una de las piezas clave del Imperio austrohúngaro, cuyos territorios se extendían desde Polonia hasta el mar Mediterráneo y desde los Balcanes hasta Baviera.

En este sentido, el mar y la montaña son dos elementos muy importantes en la concepción de la ciudad de Trieste. Para saberlo, no hay más que mirar a sus dos extremos. Por un lado, cuenta con las colinas del Karsc, y por el otro, el mar, cuya intensa actividad dio origen a las construcciones de su puerto, así como a los llamativos palacios que protagonizan la cara más bella de Trieste. Por ello, no olvides recorrer todo el golfo que protege la ciudad para llegar a la periferia, donde el emperador Francesco Giuseppe ordenó construir el castillo de Miramare.

En cuanto a su localización geográfica, Trieste es una ciudad entre el Carso y las aguas del Mediterráneo, pero que, a su vez, se constituye como un territorio de frontera, orientado también hacia el mar Adriático y con la mirada puesta sobre el promontorio carsico. Todas las calles de Trieste respiran bajo un cielo limpio y luminoso, muy característico del extremo sur de Europa. Además, existe una simbiosis perfecta entre sus edificios y el mar, como se refleja en el diseño urbanístico de la conocida Piazza Unità, cuya facha principal se abre al agua, como si se tratase de un muelle que espera la llegada de los barcos.

Arquitectura de Trieste: edificios con mucho encanto

Trieste puede presumir de contar con una sobresaliente riqueza arquitectónica, reflejada en construcciones que merece la pena contemplar y descubrir en persona, sobre el propio lugar. Una vez hayas desembarcado de tu crucero Pullmantur, uno de los primeros lugares que debes visitar es la Plaza de la catedral, en la que se ubica, precisamente, este templo religioso, conocido como la catedral de San Giusto, junto a una columna veneciana que data del siglo XVI y un curioso altar del III Ejército. En este mismo lugar, sin apenas tener que desplazarte, también encontrarás el castillo del mismo nombre, una impresionante fortaleza reconocida como uno de los iconos de la ciudad. En su interior, se ha creado un museo que alberga colecciones de objetos de los siglos XV y XVI.

Otro de los monumentos más relevantes de Trieste es el Arco de Riccardo. Para llegar hasta él, debes desplazarte hasta una pequeña plaza, en la que se localiza este arco triunfal de origen romano del siglo I. Según marca la leyenda, su nombre procede de la figura de Ricardo Corazón de León. Tampoco puedes pasar por alto otros templos de carácter religioso, como la iglesia de Santa María la Maggiore o la iglesia de San Silvestro, dos de las más características de la ciudad. Además, a pocos metros de distancia de ellas, se ubica el Teatro Romano de Trieste, uno de los verdaderos iconos de esta urbe. Actualmente, en su interior se llevan a cabo representaciones escénicas durante prácticamente todo el año.

Sin embargo, si lo que buscas es conocer uno de los lugares más bellos de Trieste, no puedes perderte la Plaza de la Unidad. Este recinto se encuentra cerrado por sus tres lados principales y mantiene una salida directa al mar. Lo más recomendable es que dediques parte de tu tiempo a observar cada uno de sus detalles, sobre todo, centrándote en su entorno y en los diferentes elementos arquitectónicos que la integran. Fue construida en el siglo XIX y en su espacio conviven edificios muy interesantes para el conjunto de la ciudad, como por ejemplo, el Ayuntamiento, el Palacio del Gobierno, la Casa Stratti y el Palacio Lloyd. Además, en la parte central de la plaza se mantiene la famosa fuente de los Cuatro Continentes.

Actividades y planes de ocio para disfrutar de Trieste

Como sucede en el resto de destinos ofertados por Pullmantur, en Trieste también tendrás la oportunidad de realizar diferentes excursiones y actividades grupales al aire libre. Una de las más interesantes es la visita al corazón urbano de esta ciudad italiana, en la que se disponen diversos cafés clásicos, ideales para sentarte a disfrutar de una bebida en un ambiente muy acogedor y relajado, fuera de cualquier bullicio. Algunos de estos establecimientos más famosos son el Tommaseo, el Café de los Espejos, el San Marco y el Torinese.

También te recomendamos que camines por la zona de El Gran Canal, una actividad prácticamente obligatoria en cualquier viaje a Trieste. Este rincón es perfecto para disfrutar de la tranquilidad de sus aguas, al tiempo que contemplas una de las mejores puestas de sol de Italia. Desde un punto de vista turístico, en esta zona se encuentran disponibles pequeños botes que te trasladarán y te permitirán ser el protagonista de una experiencia inolvidable en el sur de Europa. Además, en todo el espacio del canal se intercalan construcciones públicas y privadas junto a locales de restauración muy demandados por los visitantes.

En definitiva, Trieste es una mezcla perfecta de culturas y religiones, rápidamente apreciable en la combinación surgida en sus calles entre la iglesia ortodoxa, la sinagoga, la iglesia evangélica luterana y la helvética, que es posiblemente la más antigua de toda la ciudad. En cualquier rincón de esta urbe se respira fraternidad y único, todo ello aderezado con un aire de verdadera tolerancia que mezcla lo eslavo con lo italiano y lo germano. Por último, antes de abandonar Trieste, no olvides probar alguno de los dulces de tradición eslava o germánica que se venden en la mayoría de las pasterías de la ciudad.

Cruceros destacados

X