Saltar al contenido
Cruceros por Trondheim - Pullmantur

Cruceros por Trondheim

La inspiración urbana de la literatura de Noruega

A bordo de tu crucero Pullmantur tendrás la oportunidad de viajar a Trondheim, una localidad de Noruega que fue la capital del país en el pasado, concretamente, hasta el año 1217, a principios del siglo XIII, mucho antes de la actual, Oslo. En este sentido, aunque esta última se ha convertido en uno de los puntos más icónicos de Noruega, Trondheim también ha sabido conservar su hegemonía, puesto que dispone de múltiples atractivos turísticos que merece la pena descubrir.

Por otro lado, ocupa la tercera posición en el listado de las ciudades con mayor número de habitantes de Noruega y además, es uno de los enclaves universitarios a miles de estudiantes llegados desde todos los rincones del país. En este sentido, la ciudad está representada por diferentes instituciones, como por ejemplo, la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología, la Fundación para la Investigación Científica e Industrial, el Hospital Universitario St. Olavs y otras organizaciones relacionadas con la tecnología.

La ciudad funciona como la sede del condado de Trøndelag, pero no como el centro administrativo, una función que recae exclusivamente sobre Steinkjer. Este hecho es debido a que se busca conseguir que el condado sea más eficiente y no se encuentre tan centralizada, ya que Trøndelag es el segundo condado más grande de Noruega. Además, entre finales del siglo XVI y mediados del siglo XIX, la ciudad sufrió varios incendios importantes, que causaron graves daños estructurales en sus construcciones más destacadas.

Monumentos y edificios noruegos: lo que hay que ver en Trondheim

Uno de los primeros lugares que debes visitar en Trondheim es la catedral de Nidaros, que fue construida en el siglo XI, exactamente, en el año 1070. Aunque ha experimentado diversas modificaciones en su estructura y sobre su concepción inicial, actualmente, ha podido mantener su esencia arquitectónica original. Se trata del templo religioso más importante del país, debido a que fue puesta en pie sobre la tumba del rey San Olav, el patrón de Noruega.

Otro de los lugares que debes incluir en tu itinerario por Trondheim es el palacio del Arzobispo, el templo religioso más antiguo de todos los que se conservan en esta zona de Escandinavia, ya que sus obras comenzaron a llevarse a cabo a principios del siglo XII. Además, esta oferta turística puede ser completada con la visita al Museo militar, el Museo de la Resistencia y otros recintos anexos en los que se exhibe una amplia colección de joyas y piezas decorativas pertenecientes a la propia corona.

Finalmente, sin dejar de lado la cara más arquitectónica de Trondheim, resulta muy interesante que dediques parte de tu tiempo a contemplar el Stiftsgarden, un palacio construido prácticamente en su totalidad con madera, que es la residencia oficial de los reyes de Noruega cuando se desplazan a esta céntrica ciudad del país. Como detalle curioso, cabe destacar que en la parte trasera de esta construcción existe un parque ideal para respirar aire puro y observar todos los pequeños detalles de la naturaleza noruega.

Actividades y planes para realizar en Trondheim

Como sucede en la mayoría de las ciudades de Noruega, Trondheim no iba a ser menos en lo que a entretenimiento se refiere. Sin ninguna duda, es un importante centro turístico en el que el aburrimiento no tiene cabida. Por ejemplo, en tu estancia en Trondheim no olvides visitar el Museo del Rock, que te regalará un completo recorrido por la música noruega desde los años 50 hasta la actualidad. Además, se trata un recinto totalmente interactivo que permite que prácticamente todo su mobiliario y contenido pueda ser tocado por sus visitantes. De hecho, es uno de los requisitos que se deben cumplir tras el acceso.

Por otro lado, entre los monumentos más interesantes de Trondheim destacan el Puente Viejo, que cumple la función de unir el barrio de Bakklandet con el centro de la ciudad, atravesando por encima las aguas del río Nidelva. Sin ninguna duda, es el emplazamiento perfecto para disfrutar de un agradable paseo. En este recorrido, tendrás la oportunidad de observar diversas casas tradicionales de madera, que han conseguido mantenerse en un buen estado de conservación a pesar de los efectos del paso del tiempo. Si lo deseas, en esta zona también existen varias cafeterías y restaurantes en los que puedes consumir bebida y comida.

Finalmente, una de las actividades más divertidas que podrás realizar en Trondheim consiste en subir a bordo del Grakallbanen, un coqueto tranvía que fue inaugurado a principios del siglo XX, en 1901, y circula para una extensa vía de casi nueve kilómetros de longitud. Se trata del medio de transporte más septentrional del mundo y asciende hasta aproximadamente 235 metros de altura. Por último, tampoco pases por alto la visita al Parque de Ila, otro de los bellos rincones de la ciudad, con una zona de juegos para niños y un pabellón musical.

Cruceros destacados

X