Asistencia médica

Si requieres asistencia médica durante el transcurso de tu crucero, puedes acudir a nuestras instalaciones especializadas en las que te atenderá rápidamente un médico del propio barco y un equipo auxiliar de enfermería.

En este sentido, el barco se encuentra equipado con los medicamentos más habituales, material clínico y material quirúrgico de urgencia. Sin embargo, si la situación es más grave y requiere cuidados y atención médica más específica, el traslado a un hospital cercano suele ser la solución más adecuada ante determinados diagnósticos.

Además, debes tener en cuenta que el servicio médico y sus respectivas consultas tienen un coste adicional que no se encuentra incluido en el coste total del crucero. Los cruceristas que presenten alguna enfermedad previa, deben aportar un informe médico actualizado y contar con su medicación habitual y su tratamiento para todo el viaje, ya que el barco no cuenta con servicio de farmacia.

Atención médica básica

En todos nuestros cruceros siempre se encuentra disponible un médico y varios miembros de personal de enfermería capaces de atender cualquier requerimiento de los pasajeros y del personal del barco en materia de salud, pudiendo trabajar en las horas de consulta o en cualquier momento del día, por cuestiones de urgencia.

El barco está equipado con los medicamentos más frecuentes, material clínico y equipo quirúrgico de urgencia, aunque los costes de utilización de este servicio médico no se encuentran incluidos en el precio final del crucero.

Necesidades específicas

El barco no está equipado para la asistencia de embarazos y partos, por lo que no se aceptan reservas de pasajeras que en la fecha de finalización del viaje se encuentren en la semana número 24 de embarazo o con un grado de gestación más avanzado.

En el momento del embarque, si te encuentras embarazada, debes aportar un certificado médico acreditativo de tu buen estado de salud y del bebé, en el que se especifique la fecha prevista para el alumbramiento y tu idoneidad médica para participar en el viaje.

Por tanto, las pasajeras embarazadas son las únicas responsables del debido cumplimiento de los requisitos establecidos para el embarque. Por razones de seguridad, y concretamente, por la inexistencia de incubadoras destinadas al transporte de neonatos, así como del material necesario para su asistencia a bordo, no se aceptan reservas de lactantes que no tengan cumplidos los seis meses el día previsto para el inicio del crucero.

Servicios a bordo

  • Servicio médico y enfermería
  • Requisitos para embarazadas
  • Instalaciones sanitarias